Traductor

viernes, 11 de mayo de 2012

BOLÍVAR Y UNA PÁGINA NEGRA

BOLÍVAR Y UNA PÁGINA NEGRA.


La foto que ilustra la nota, corresponde a un merecido reconocimiento de la Revista El Gráfico al Club Bolívar, por su larga y hermosa trayectoria por la que le dedicó un número especial. 

Pero, el 10 de mayo de 2.012, se escribe la página más negra de los últimos tiempos del club Bolívar, el más grande y laureado del país.  Debemos recordar que tuvo antes de la era liguera un serio traspié cuando descendió de categoría en la AFLP, para luego, con su máxima figura, su Presidente por muchos años Mario Mercado Vaca Guzmán (+) convertirse  en el más serio representativo boliviano y el más ganador en los torneos locales.

Este club, hoy manejado por un Magnate, un “exitoso y experto” empresario y un Dt. De nivel europeo como suelen referirse los que lo contrataron, ha empañado años de gloria, puso en ridículo a sus jóvenes jugadores en un caso y pisó tierra en el otro con los resultados obtenidos anoche en sendos encuentros que le tocó disputar, éste útlimo por la Copa Libertadores y el otro, en la misma fecha y hora por la Liga, obligado por una mala programación o quizás por error dirigencial, pues se dice que los de Bolívar no hicieron gestiones para cambiar la fecha, tal vez, por que con la soberbia con la que se maneja el trio al mando, pensaron que podían todo con lo que tienen.

Un durísimo castigo para una dirigencia que tiene los “humos muy subidos”, tomando en cuenta que desde que asumieron, al contar con el respaldo del Magnate miraron de reojo a los demás clubes de la Liga boliviana, hicieron ofertas en pleno campeonato para llevarse jugadores de otros clubes, se llevaron incluso algunos para tenerlos sentado en su banca, por que no podían jugar por cuestiones reglamentarias, todo con el propósito de menoscabar a sus oponentes.

Desde el año anterior, con la contratación de su Dt., de “nivel europeo”, por lo que cobra, aunque no se le puede desmerecer ciertos logros en su desempeño, apuntaban a los torneos internacionales. Fracasaron en un primer intento.

En éste segundo, con un buen comienzo, bajaron de las alturas e hicieron un papelón, cayeron ante el mejor y con una paliza memorable y avergonzante para un club que se precia de ser candidato a torneos internacionales. No hay que olvidar que años atrás Bolívar, con menos alharaca estuvo a punto de consagrarse campeón en un torneo continental que perdió con Boca Juniors. Fue 8 a 0 y pudo ser más.

Pero no toda la oscura noche se escribió allá en Sao Paulo. En Sucre, Bolívar debía jugar también un partido por la Liga. Mala programación? Conociendo que en la fecha los celestes debían cumplir un partido por la Copa Libertadores, la Liga debió suspender el encuentro de Sucre? Sí, pero he aquí una cuestión. La Liga no actúa de oficio, y la dirigencia bolivarista no hizo la gestión correspondiente para que ello suceda.

Puede que la inteligente dirigencia bolivarista quiera llamar la atención o protestar, pero lo que hizo no fue lo adecuado. Envió a Sucre un plantel con 9 jugadores, de los cuales sólo 7 presentó en cancha a la hora del partido. Una vez inciado y cuando ya le habían marcado un gol, se “lesionó” uno de sus jugadores obligándo al árbitro a finalizar el partido ateniéndose a la reglamentación que exige que los clubes deben tener mínmo 7 jugadores en cancha.

Una verdadera burla, más que una protesta resulta ser la actuación así manifestada en el Patria. Durante el torneo, con los aires de suficiencia que ha caracterizado a ésta gestión dirigencial y su cuerpo técnico, el equipo celeste pretendió jugar el campeonato liguero con jugadores alternos, combinando con juveniles, con un resultado negativo. No le alcanzó para sumar más que los que verdaderamente no tienen presupuesto ni expectativa para ganar. Ocupa uno de los últimos lugares, teniendo abajo a los que luchan por mantener la categoría.

Al márgen de la mala programación no se puede entender que hubiera mandado sólo a 9 jugadores a Sucre. Pudo llevar jugadores de sus divisiones menores, pero no hacerse la burla de 7000 espectadores que habían en el estadio, y es más salir de la cancha de la cancha de la forma que lo hicieron.

Doloroso para la hinchada, que la tiene en todo el país, una vergüenza que con seguridad no la tienen quienes dirigieron éste bochorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada