Traductor

lunes, 5 de diciembre de 2011

En los cuartos, unos ya sacaron ventaja

Los cuartos de final o sistema Play Off, en la segunda parte del torneo Apertura 2011-2012 de la Liga boliviana de futbol se jugó entre sábado y domingo pasados.

Fue en la ciudad de La Paz donde se jugó el primer partido, un clásico entre Bolívar y The Strongest, llamado por los periodistas del altiplano como el Clásico Boliviano, creo por que juegan en los equipos jugadores de todos los confines del país, especialmente orientales, y uno que otro paceño, por lo que dejó de tener el apelativo de paceño. Mezquino el fútbol, especialmente extraño en Bolívar, al que siempre comparo con el de otras temporadas donde su característica el juego bonito, atildado, elegante y ofensivo desapareció, hoy es especulador al máximo, como lo fue el sábado conformándose con el gol de su salvador, el uruguayo Ferreira que marcó uno y luego a seguir con la rutina de emborrachar la perdiz. The Strongest vovió a la realidad, luego del espejismo del triunfo ante Oriente para clasificar a ésta ronda. Equipo desdibujado, sin ideas, donde sólo se espera que Escóbar haga algo extraordinario. El resultado 1 a 0 permite a Bolívar jugar con cierta ventaja sobre el tigre en la revancha, pero nada está dicho. Bolívar sufrirá dos bajas importantísimas, Cardozo por expulsión y Campos por lesión, los que podrían aportarle algo de calidad y buen juego a la Academia, sin ellos y con el resultado de ventaja que tienen en la vuelta puede que se tornen más especuladores todavía. The Strongest, tendrá que sacar a relucir la garra, otrora tradición gualdinegra para suplir su falta de calidad técnica. Es posible ver un partido más emotivo en la vuelta por la necesidad imperiosa de revertir el resultado por parte de los tigres y la necesidad de consolidar la ventaja conseguida por parte de los académicos. Este clásico hasta ahora, no me llena los ojos.

San José en Oruro consiguió vencer a Aurora en cancha con gol de Andrada en el segundo tiempo, pero su triunfo puede verse borrado si es que los cochabambinos deciden (deben hacerlo) impugnar el encuentro por la participación antirreglamentria de jugadores extranjeros en el equipo de la V azulada. Ferrufino en un momento dado metió 5 foráneos, cuando la regla permite 4 en cancha. Una regla que viene acarreando muchos problemas en el país y además es discriminatoria ya que considera extranjero y sin el derecho de actuar como boliviano a los naturalizados. Partido difícil había sido, parejo y de baja calidad técnica, aunque con mejor predisposición de los cochabambinos.
La revancha del miércoles será totalmente diferente. Si se impugna y otorgan los puntos a Aurora, el resultado variará y será favorable a Aurora por 2 a 0, que sumado al hecho de haberse obtenido en condición de visitante le otorgará una considerable ventaja, muy difícil de remontar.

En Potosí, sobre todo por los antecedentes, en los que los equipos de Sucre no logran buenos resultados, ayer de manera sorprendente, los de la U chuquisaqueña se esmeraron al máximo y volcaron el resultado adverso del primer tiempo, se pusieron 3 a 1 arriba para finalmente terminar ganando por 3 a 2  Nacional Potosí, luego de un gruesa falla de su portero. Otro que salió aventajado en el partido de ida es el equipo docto, ya que aparte del triunfo en condición de visitante, los tres goles convertidos  tienen su importancia mayúscula en esta fase del torneo, que ha adoptado la definición al estilo de la Copa Sudamericana. En la vuelta pueden empatar, ganar por cualquier márgen e incluso perder hasta por 2 a 1 y pasarán a la siguiente ronda. No es sin embargo de extrañar que como siempre en el futbol se produzcan resultados inesperados, todo puede darse.

Domingo en la noche, horario no habitual, en Montero se jugó un encuentro que de mucho tiempo viene concitando enorme expectativa, como que no fue la excepción ayer, entre Guabirá y Oriente Petrolero. El resultado fue un empate en blanco, 0 a 0. Partido disputado con estadio lleno de público, arduo, chispeante, con mucho ímpetu, más que técnica y precisión. Las defensas ganaron a los delanteros que no encontraron modos de acechar las porterías donde los dos guardametas estuvieron además atentos a las escasas posibilidades de gol que se crearon. Fue justo el empate, pero mezquina la exhibición futbolísitca, tal vez por saber lo mucho que estaba en juego, ambos planteles no se soltaron, se dedicaron a cuidarse y no dejarse sorprender. Oriente cuya fórmula ganadora parece ser siempre la apuesta por el cabezaso de Delorte, no consigue efectivizarla, al grandote no le cae una pelota ni a su cabeza ni a sus pies, y no se si sucede por mala ubicación del argentino o por que los que envían centros no tienen precisión. Recuerdo a Tucho Antelo, gran cabeceador, todas las pelotas caían donde el estaba, al primer palo, al segundo, cuando era centro atrasado. Era Tucho o los que tiraban centros los que marcaban la diferencia?. Guabirá que tiene fijada su cuota ganadora en el trabajo de Aragón, excelente lanzador, el movedizo Bravo, el veloz Cuellar y el definidor Ríos, tuvo su circuito bloqueado, por que Meleán tapó  al primero y Brau, Gutierrez y compañia hicieron un bloque atrás casi inexpugnable. El cero para los dos fue justo, ambos tuvieron alguna que otra oportunidad y los arqueros respondieron bien.
El miércoles en Santa Cruz de la Sierra se verá otro partido seguramente. Oriente fiel a su costumbre, saldrá a ganar y Guabirá tendrá los espacios y la oportunidad de explotar el juego de sus hombres claves. Tiene que ser un gran partido, no valdrá la especulación pues los dos salen en igualdad de condiciones, se juega en el llano y cada uno con sus características peculiares puede sacar provecho y ventaja. Será un encuentro para lleno completo del Tahuichi.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada