Traductor

lunes, 29 de agosto de 2011

Para que perdure, Oriente fuerte institucionalmente.

Hace unos años, luego de una oscura gestión institucional, un movimiento de hinchas del Club Oriente Petrolero a cuya cabeza se encontraba el cantante Fabio Zambrana, logró mover la estructura verdolaga vigente, llamando a Asamblea de Socios, reaperturando los libros de socios con gran éxito y conformando un nuevo gran directorio que prometía la institucionalización del club y el cumplimiento de sus estatutos y objetivos. Prometíase desterrar la falta de transparencia que hasta entonces tenía nuestro querido Oriente Petrolero.
Pero, donde estamos hoy???. Si bien el éxito deportivo, patrimonio de Oriente Petrolero no se pierde, pues se siguen cosechando lauros, lo que habla de una buena gestión deportiva y en la captación de recursos para lograrlos, no tiene, al parecer igual resultado en lo insitucional. Oriente Petrolero, a pesar de que su masa societaria es importante, hablaba el presidente que son como 3.000 los socios activos, sigue entrenando en una sede que como todos sabemos es terreno muncipal, no cuenta con cancha propia. Allí mismo funciona su sede administrativa, aunque las mejoras son del club, el terreno no lo és. Algún día Oriente tedrá que dejar la sede de El Trompillo o San Antonio como también se la conoce. Se está haciendo algo para preveer tal situación???. Los estatutos del club, nuevos y aprobados por la también nueva masa societaria establece varias instancias de control del club, llámese Tribunal de Etica y Disciplina Deportiva, Comisión de Fiscalización y otras. No funcionan, ni están siquiera conformadas algunas, lo que deja un vació institucional. los socios no tienen  a donde recurrir para exigir el cumplimiento de los directivos en sus tareas encomendadas y asumidas. La recaudación por aportes de socios tiene según estatutos un destino, la oficina de captación de socios tiene obligación de hacer conocer a sus integrantes informes mensuales, llamar a asambleas y éstas se están obviando. Como siempre se brinda toda la prioridad al primer equipo de futbol, en conformarlo grande y poderoso destinando todos los recursos en pro del éxito, pero ésto en desmedro de la atención al socio y de hacer crecer la institución, de dotarle infraestructura, de formar nuevos jugadores de la cantera, etc. El éxito deportivo es importantísimo y  necesario para que sobreviva el club, pero hay no más que destinarle parte de lo captado al desarrollo institucional. No sea que en pocos años estemos hablando, como lo hacía mi abuelo, cuando me comentaba de un glorioso Always Ready, de un equipo Florida, un tal Comercio, con éxitos deportivos y luego desparecidos.
Entonces, es preciso que la dirigencia actual, la cual también creo a mermado en cuanto a número que la compone vuelva y retome el proceso que inció con valentía Fabio, y dedique un poco de sus esfuerzo a convocar a gente con tiempo, ideas y amor al club para que lleven adelante, juntamente con el éxito deportivo a la consolidación institucional, aprovechando el gran caudal de gente que quiere a Oriente, abriéndole las puertas para que sume, aporte y participe de la familia orientista. Que se sienta éste hombre parte importante en el club, no sólo por el aporte monetario cuantitativo sino por su presencia y por llevar la camiseta y el corazón albiverde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada